Críticas a la dieta Dukan

 

Comencemos diciendo que el señor Pierre Dukan nunca ha publicado un estudio científico en su nombre referente a la dieta Dukan. Esto, que a priori puede carecer de importancia para cualquiera de nosotros, resulta ser algo muy importante para los expertos ya que según el método científico, las hipótesis deben ser comprobadas científicamente (valga la redundancia). Eso significa que nada sirve para nada hasta que se demuestre lo contrario. Osea, como la presunción de inocencia en la justicia pero al revés. En el mundo científico, en vez de demostrar que no se es culpable se ha de demostrar que cierta hipótesis es comprobable. Entonces, debemos partir de la base de que ningún médico ni nutricionista del mundo puede apoyar (al menos, explícitamente) la dieta Dukan. Esto no quiere decir que sea mala per se, sino que hasta que no se demuestre su eficacia mediante un estudio científico, ningún experto titulado tiene potestad para opinar sobre ella (y al que opine le hinchan a cachetes, como en el recreo del cole).

 
Independientemente de esta salvedad, otros investigadores sí que han llevado a cabo diversos experimentos y estudios sobre la dieta Dukan que muestran ambas caras de este régimen: lo buena que es y lo mala que es. Es por esto que quiero repetirte (una vez más) que no es mi misión convencerte de nada sino la de informarte para que tú puedas decidir por ti mismo ¿de acuerdo?

 

Empecemos hablando de un par de estudios que apoyan la idea de un régimen hiper-proteico para adelgazar. Como ya sabes, la dieta Dukan busca una perdida de peso mediante el consumo de proteínas y la exclusión de carbohidratos y grasas. Esto se llama hiper-proteico (lógico, ¿no?). Hablemos primero del un estudio realizado en The New England Journal of Medicine en 2008 donde se comparaban varios tipos de dietas (baja en hidratos, hipo-grasas, hiper-proteicas…) en pacientes con obesidad. El estudio concluía que un régimen alto en proteínas y bajo en hidratos de carbono era la mejor alternativa para mantener el peso perdido.  Otro estudio español realizado en la Universidad de Navarra Alfredo Martínez, aclaró que una dieta, donde entre el 35% y el 30% de la energía consumida provenía de proteínas, era muy eficaz en la pérdida de peso en casos de obesidad.

 

Pero a la alta eficacia en la pérdida de peso, hay que sumar los estudios que sacan a la luz efectos adversos de la dieta. Por ejemplo, un estudio realizado en el Instituto de Dietética de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Nysa, Polonia, mostraron diversos problemas de salud relacionados con mujeres que estaban aplicando la dieta Dukan. Según este estudio, adoptar este tipo de dietas hiper-proteicas a largo plazo puede amenazar con enfermedades del riñón e hígado, además de osteoporosis y enfermedades cardiovasculares. En otro documento realizado en 2010 por la Agencia Francesa para la Seguridad Alimentaria, del Medio Ambiente y Ocupacional (ANSES), corrobora que la dieta Dukan puede comportar desequilibrios nutricionales y puede comportar riesgos somáticos, psicológicos, hormonales, de crecimiento o de rendimiento.

 

Frente a estudios como éstos, las organizaciones dedicadas a la salud pública han tomado nota y han entrado en la batalla. Así, por ejemplo, la Administración de Comida y Medicamentos americana (FDA) ha propuesto la inclusión de la siguiente etiqueta en todos aquellos productos de suplementos proteicos: “Protein diets with very low calories may cause serious diseases or death. Not to be used to lose weight or mantain the weight without medical supervision” (Dietas de proteínas con bajo índice de calorías pueden causar enfermedades serias o la muerte. No debe usarse para perder peso o mantener el peso sin supervisión médica). Por su parte, la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas va más lejos y ha considerado que el método creado por Dukan es fraudulento, peligroso e ilegal. Fraudulento porque hay ausencia de fundamento científico, peligroso por los potenciales daños asociados al seguimiento de la dieta e ilegal por afirmaciones encontradas en su libro como “Con el Método Dukan usted logrará adelgazar de forma inmediata” y “más de 1 millón de lectores en Francia ya han adelgazado siguiendo los cuatro pasos de esta dieta”.

 
De entre toda esta palabrería técnica, se pueden deducir un par de ideas básicas. Primero, que una dieta alta en proteínas, como la Dukan, sí ayuda a bajar de peso. Pero por otro lado, que la dieta Dukan puede desencadenar enfermedades serias para la salud ¿Qué conclusión sacas tú, querido lector? Eres de los que, como las agencias de salud, se alerta con dietas que permiten perder peso de forma rápida, o eres de los seguidores que creen a su mentor cuando dice que la dieta Dukan no supone ningún riesgo para la salud si se sigue correctamente y sin adaptaciones. Ahora la decisión es tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *