Qué tipos de dietas existen

¿Qué tipos de dietas existen?

 

[toc]

 

Una de las mejores formas de comprender la esencia de una dieta es comparándola con las demás del mercado. Crearnos este mapa mental nos va a servir para encuadrar las dietas en categorías y tener más claro cómo funciona cada una de ellas ¿Preparados? ¡Vamos allá!

Dieta Cetogénica

 

Las dieta cetogénica es una de las dietas más conocidas actualmente y una de las más seguidas.

 

La dieta cetogénica incorpora principalmente fuente de proteínas animales y grasas, restringiendo los carbohidratos. Esto tiene como objetivo que el organismo pueda entrar en el estado de cetosis, que es necesario para activar los mecanismos fisiológicos que permiten obtener energía a partir de los depósitos de grasa una vez que se agotan las fuentes de carbohidratos, que son principalmente la glucosa en sangre y el glucógeno almacenado tanto en el hígado como en el músculo.

 

Sé que esto suena muy complicado pero te aseguro que no lo es. Si quieres saber más sobre la dieta Cetogénica, te recomiendo que eches un vistazo a mi Guía Definitiva de la Dieta Cetogénica.

 

Seguimos; la cetosis es una condición que lleva a un estado de acidez, totalmente opuesto a la alcalosis planteada por la dieta alcalina. De hecho, cuando se lleva a cabo un exceso en la restricción de los carbohidratos, así como su supresión absoluta de la dieta, se corre el riesgo de desarrollar una condición patológica llamada cetoacidosis en la cual la principal manifestación es el estado de acidosis metabólica.

 

Debemos recordar que la dieta cetogénica, además de contribuir a la pérdida de peso, brinda beneficios para la salud. De hecho, una de las razones por las que fue diseñada este tipo de dietas fue para el control de las convulsiones en niños epilépticos.

 

Sus bondades se relacionan principalmente con la mejora en condiciones metabólicas como la resistencia a la insulina que ocurre como consecuencia de la restricción en el consumo de carbohidratos, así como la mejora en el perfil lipídico que retarda el desarrollo de trastornos como la arterioesclerosis. Este hecho ha llevado a quienes la ponen en práctica a obtener beneficios de tipo cardiovascular, prevenir la aparición de la diabetes y evitar los trastornos circulatorios que llevan al desarrollo de infartos cardíacos y accidentes cerebro vasculares. La dieta cetogénica también se ha asociado con una disminución del riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer en especial aquellos que se relacionan con condiciones como la obesidad. Estos incluyen principalmente el cáncer de mama y el cáncer de endometrio.

Dieta paleo

 

La dieta Paleo es, junto a la cetogénica, la dieta más popular del momento. Ésta promueve la ingesta de los alimentos que consumía el ser humano en etapas antiguas como ocurrió durante el paleolítico, en donde no había acceso a los procesos de conservación de los alimentos como los que encontramos hoy en día. Esto llevaba a que la alimentación se basara principalmente en el consumo de frutas, vegetales frescos, semillas y frutos secos. Las proteínas provenientes de la carne no se consumían ya que para aquel momento no se contaba con los mecanismos para efectuar un procesamiento como la cocción, necesario para facilitar su consumo.

 

Constituye una ventaja por sus beneficios, porque promueve el consumo de alimentos sanos restringiendo los azúcares, cereales y harinas refinados, así como los alimentos procesados que suelen tener azúcares añadidos, altas concentraciones de sodio, preservativos y colorantes que muchas veces son dañinos para la salud (aunque no se han hallado pruebas concluyentes, los expertos creen que los Donuts y la Coca-Cola no estaban en la dieta de un neandertal).

 

Esta dieta (como todas) tiene sus defensores y detractores, sin embargo te voy a mostrar algunos argumentos interesantes para que juzges por ti misma:

  • Eliminar los alimentos dañinos es más importante que añadir alimentos saludables. Estos alimentos dañinos son precisamente aquellos con preservativos, colorantes, azucares añadidos y sabores artificiales.
  • Las personas que se someten a esta dieta muestran un mejor control metabólico que dietas más reconocidas como es el caso de la dieta mediterránea.
  • La dieta paleolítica, además de promover una alimentación sana, también considera aspectos relacionados con un estilo de vida saludable como fuera en la vida ancestral: más actividad física, exposición al sol y ayunos intermitentes.

 

Si quieres saber más sobre la dieta Paleo, te recomiendo que eches un vistazo a mi Guía Definitiva de la Dieta Paleo.

Dieta hipocalórica

 

Las dietas hipocalóricas se basan en la disminución en la ingesta de calorías a menús de 1800, 1500 o incluso 1200 calorías al día. Con esto se busca principalmente alcanzar la pérdida del peso corporal, así como mejorar varios parámetros metabólicos como los niveles de glicemia, colesterol y triglicéridos en sangre.

 

Estas dietas se basan en una combinación proporcional de los diversos tipos de alimentos en donde la mayor cantidad corresponda a los carbohidratos (preferiblemente ricos en fibra vegetal y no refinados), en proporción intermedia se encuentran las proteínas de origen animal (como la carne roja, carne de aves o pescados, huevos y productos lácteos descremados), y finalmente la menor proporción corresponde a las grasas.

 

La dieta hipocalórica restringe los alimentos hipercalóricos, es decir, aquellos que aportan grandes cantidades de calorías como los refrescos, dulces de repostería, frituras y alimentos a base de harinas refinadas como el pan blanco, pizzas, pastas con cremas, así como los alimentos y bebidas con azúcares añadidos. En esta forma de alimentación no se toma en consideración ni se da ningún tipo de importancia a los cambios de pH que ocurran como consecuencia de la alimentación.

 

La dieta hipocalórica es uno de los regímenes de alimentación más ampliamente usado por los nutricionistas con fines médicos, ya que resulta más equilibrada a la hora de aportar nutrientes, es más fácil de mantener en el tiempo y su adopción no acarrea ningún tipo de consecuencias para la salud más allá de la perdida ponderal.

 

Dietas vegetarianas

 

El régimen vegetariano es el más popular y actual de todas las dieta que podemos encontrar ahí fuera. Para ahondar más, la dieta vegetariana cuenta con una versión más estricta, la dieta vegana, en la que se excluyen todos los productos de origen animal como los huevos y los derivados lácteos.

 

Las dietas vegetarianas promueven el consumo de vegetales frescos y sin procesar, preferiblemente crudos o sometidos a poca cocción. Se restringen las bebidas procesadas o con azúcares añadidos, así como los carbohidratos refinados. permite la incorporación de proteínas animales provenientes de la leche y sus derivados, así como de los huevos.

 

Dieta Dukan

 

La dieta Dukan fue creada por el médico Pierre Dukan y es una de las dietas más conocidas y empleadas en todo el mundo. Éste es régimen hiper proteico, es decir, que basa su alimentación en proteinas animales y vegetales y reduciendo los carbohidratos y las grasas de forma significativa.

 

La dieta Dukan cuenta con 4 fases que se deben seguir a rajatabla, cada una más permisiva que la anterior, hasta llegar a la cuarta fase que se mantendrá durante el resto de nuestra vida. Esta es sin duda una de las más efectivas a la hora de perder peso pero también una de las más controversiales. La ingesta unicamente de proteínas animales permite perder mucho peso en poco tiempo y los resultados son más que evidentes y sirven de argumento para aquellos que defienden la dieta. Por otro lado, los numerosos peligros que entraña seguir este tipo de régimen son más que notables y construyen la ofensiva más poderosa de quienes están en contra.

 

Dieta Alcalina

 

Como ya sabes, la dieta alcalina se basa en un estilo de alimentación que incluye principalmente vegetales y frutas, restringiendo los alimentos de origen animal y sus derivados, como los productos lácteos (leche, yogurt, mantequilla, suero de leche) y los huevos.

Por lo tanto, la dieta alcalina tiene un principio completamente distinto al de otros tipos de dietas, que la hace tener varias diferencias fundamentales. El método alcalino se asemeja a las dietas vegetarianas y la dieta paleo y se distancia las dietas cetogénicas y las dietas hipocalóricas. Para que te hagas una idea general (luego pasaremos a comparar dieta por dieta), estos son algunos de esos principios fundamentales de la dieta Alcalina:

  • El objetivo primordial es mejorar el estado de salud y no exclusivamente lograr una pérdida de peso o mejorar el aspecto estético
  • No requiere llevar a cabo el conteo de calorías
  • No es necesario cuantificar las porciones
  • Las restricciones se basan en el grado de acidez o alcalinidad de los alimentos y no en su contenido de carbohidratos, proteínas o grasas
  • Es un tipo de alimentación que puede llegar a ser difícil mantener en el tiempo

Si quieres saber más sobre la dieta Alcalina, te recomiendo que eches un vistazo a mi Guía Definitiva de la Dieta Alcalina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *